Scroll Top
19th Ave New York, NY 95822, USA
rellenos-faciales

Precauciones antes de realizarte rellenos faciales

Para nadie es un secreto que con el pasar de los años y las experiencias vividas, es sumamente normal que nuestro rostro comience a tener cambios que se ven reflejados en la lozanía y firmeza de nuestro rostro.

La caída de la piel y algunos músculos, la disminución de volumen en ciertas áreas e incluso la flacidez de nuestro rostro son algunas de las señales más destacadas de que sí, el peso de los años está haciendo lo suyo en nosotros.

Es de agradecer entonces que existan ciertas técnicas y procesos estéticos que pueden revertir estos cambios y ayudarnos a conservar la frescura de nuestro rostro.

Actualmente la utilización de rellenos faciales como el Ácido Hialurónico, se ha convertido en una solución eficaz para luchar contra el desgaste de nuestra piel.

En lo referente a una piel hermosa y saludable, el Ácido Hialurónico es uno de los compuestos más indispensables que existen, ya que con él puedes rellenar, hidratar, dar turgencia e incluso dar volumen a diferentes zonas del rostro.

A pesar de que el hecho de colocarse rellenos faciales no implica un proceso quirúrgico como tal, siempre ante cualquier técnica o procedimiento estético que deseemos realizar en nuestro cuerpo, es importante tener ciertas precauciones para que sea realizado de la manera más exitosa posible.

 

¿Qué tipo de rellenos faciales existen?

A pesar de que el Ácido Hialurónico (llamado Restylane, Juvederm entre otros), el cual es un componente natural del tejido conjuntivo de la piel, es uno de los compuestos más populares para los rellenos faciales, no es el único utilizado para este tipo de procedimientos.

Para otros procedimientos de rellenos faciales se utiliza la técnica de injerto de grasa, también se usa la técnica conocida como Artefill, que es el relleno de tejido blando permanente; otra técnica utilizada es la de Sculptra, que se basa en el uso de ácido poliláctico, y también el procedimiento Radiesse, que recurre al uso de Hidroxiapatita Cálcica.

La técnica utilizada para lograr los rellenos faciales depende en gran medida del procedimiento que desees realizar en tu rostro y de las recomendaciones que te brinde el especialista calificado con el área.

Esto es de suma importancia, nunca te realices ningún tipo de procedimiento quirúrgico o estético con alguien que no esté certificado y calificado en este ámbito; tu salud y bienestar se encuentran por encima de la rapidez o economía que pudiera brindar una persona ajena al gremio de médicos y esteticistas.

 

¿Qué debo tener en cuenta al momento de someterme a estos procesos?

Entre las principales cosas que debes tener en mente cuando vas a someterte a rellenos faciales es que, en primer lugar, al igual que sucede con los cuerpos, todos los rostros poseen características diferentes, de la misma forma que la composición hormonal.

Esto quiere decir que los factores que afectan la piel de tu rostro, pueden no ser los mismos que afecten a la mayoría o viceversa.

Sin embargo, junto con hábitos dañinos como el tabaco, la mala alimentación o una hidratación deficiente, la edad se suma entre los factores que causan arrugas o deterioro en la piel de tu rostro.

El tipo de relleno, la técnica, y la cantidad de aplicaciones, dependerán del diagnóstico que brinde el especialista, quien evalúa primero lo que origina el problema para luego brindar soluciones que pueden ir desde un par de inyecciones hasta un procedimiento más avanzado.

También ten en cuenta que los efectos de estos procedimientos son variables y pueden varias desde los 6 meses hasta el año.

Todo dependerá del área del rostro, así como también de la cantidad o el tipo de procedimiento que se haya realizado e incluso dependerá de cada paciente en específico.

Generalmente cuando los efectos comienzan a disminuir, se puede realizar el procedimiento nuevamente, siendo esta segunda aplicación en algunos casos más duradera que la primera.

A partir de aquí puedes repetir el procedimiento anualmente o incluso un poco más, todo a tu criterio y según las especificaciones de tu especialista aliado.

 

¿Cuáles son las principales zonas que puedo mejorar?

Son múltiples las zonas que pueden ser sometidas a estos rellenos faciales. Te presentamos una lista de estos lugares:

  • Labios y Pómulos:

Cuando se tienen pómulos caídos, estos pueden generar la sensación de tener un rostro cansado debido a que las ojeras suelen acentuarse mucho más al colocarse sobre los mismos, es por esto que el relleno de esta zona puede despertar y brindar brillo al rostro. De igual manera los labios son una zona que puede ser rellenada con ácido hialurónico, lo que ayuda a disimular las líneas de expresión alrededor de la boca.

  • Rinomodelación:

La nariz es otra de las zonas que puede verse beneficiada por los rellenos faciales, puesto que con la utilización de ácido hialurónico en áreas estratégicas es posible conseguir moldear y dar forma a la nariz, elevando la punta nasal y consiguiendo así simetría de manera natural.

  • Ojos:

Existe una técnica conocida como «la técnica horaria» la cual consiste en dibujar un reloj imaginario alrededor de los ojos y con esto atenuar las líneas de expresión al mismo tiempo que se da luminosidad al área.

  • Papada:

También puede recurrirse a los rellenos faciales como el ácido hialurónico para levantar o reducir el efecto visual de la papada.

 

¿Qué beneficios podemos obtener de los rellenos faciales?

En el caso de los rellenos faciales utilizando Ácido Hialurónico, existen múltiples beneficios que podemos lograr, entre los cuales podemos mencionar el hecho de que con la utilización de esta técnica podemos brindarle a nuestro rostro una mirada descansada, también mejorar la hidratación de nuestra piel, de igual manera se logra estimular la producción de colágeno por nuestro cuerpo mientras lucimos un rostro más fresco. Otros beneficios son el alisar o igualar la piel a través de rellenos que lucen más naturales.

En conclusión, el Ácido Hialurónico como compuesto para relleno facial es de gran ayuda cuando se buscan brindar elasticidad a la piel, bien sea del rostro u otras partes del cuerpo, pues es un elemento que se ha convertido en uno de los más utilizados y de mayor fiabilidad para estos procedimientos estéticos.